Inicio > Noticias > El peor verano para la plantilla de Tragsatec

El peor verano para la plantilla de Tragsatec

jueves, 25 de julio de 2013 Dejar un comentario Ir a comentarios

2001. Factura emitida a nombre de Tragsa por parte de la empresa Special Events, parte del entramado del caso Gürtel.Diagonal. 23/07/2013. Raúl de Frutos. Madrid
Los recortes en el holding público Tragsa ponen en cuestión las condiciones de trabajo del dispositivo contra incendios. Los sindicatos critican el trasvase de rentas desde los asalariados a la alta dirección.

Sigue la lucha de los trabajadores de Tragsatec contra el ERE que está planeando la empresa. Se suceden las movilizaciones en la puerta de los centros de Madrid en Julián Camarillo, Valentín Beato y Ermita del Santo durante los tiempos de descanso. Las últimas movilizaciones tuvieron lugar los días 2, 5 y 9 de julio, y están contando con un apoyo cada vez mayor por parte del personal de la empresa, pese a que la Dirección intenta evitar por todos los medios la difusión de estas convocatorias, según la sección sindical de CGT en Tragsatec. Durante las mismas, se comunica a las personas asistentes la falta de compromiso empresarial por parte de Tragsa, que muestra mayor interés en dilatar el proceso de negociación para programar la venta de la empresa que en buscar ideas que potencien el desarrollo de nuevos proyectos y la estabilidad en el empleo. Este sindicato apunta a la unidad y la lucha de trabajadoras y trabajadores como proceso clave para rechazar las agresiones de la empresa hacia los puestos de trabajo del personal, que incluirían despidos, movilidad funcional y geográfica y rebajas salariales.

Desde CGT se afirma que la los datos económicos que ha aportado la Dirección no están contrastados, que se ha reducido la plantilla un 55% en 3 años (aunque el organigrama solo se ha reducido en un 9%), que reclamar la deuda insostenible de más de 500 millones de euros de la Administración es una prioridad absoluta y que hay una falta de transparencia en la retribución del personal del organigrama (que supera en muchos casos a la retribución declarada por el presidente del Gobierno).

Además, a día 15 de julio, el sindicato aún no ha sido convocado por la dirección de la empresa para ser informado sobre el proceso de despido colectivo, ni tiene respuesta sobre la creación de una plataforma conjunta con la empresa y el resto de sindicatos para organizar un plan para priorizar y maximizar el empleo. CGT destaca que no sobran trabajadores, sino que existe una grave falta de ideas, conciencia social y voluntad política y empresarial. Se sospecha que la falta de diálogo de la empresa esté encuadrada dentro de un plan para ejecutar el ERE durante el período de vacaciones para encontrar poca resistencia entre el personal.

Desde el sindicato Comfia-CC OO en Tragsatec, se subraya la total falta de credibilidad que demuestra la Empresa en cuanto al proceso de despido colectivo. Según el sindicato, la estrategia de la empresa consiste en dividir a la representación social, emitiendo información sesgada y mostrando silencio en temas importantes durante el período de negociaciones, como los motivos de los continuos retrasos y plazos en el proceso.

Según la dirección, el estudio del dimensionamiento y del diagnóstico de la situación requiere de una nueva comisión técnica interministerial, cuyos plazos de contestación dependen de ella y no de la empresa, eludiendo de este modo su compromiso con los diferentes sindicatos. La dirección ha pedido igualmente a los sindicatos que no emitan comunicados hasta no tener noticias reales, pese a la constante preocupación del personal por sus puestos de trabajo y a que, aun en esta situación, siguen desarrollando su actividad con el máximo de profesionalidad. Esto, unido a que no hay respuesta de la empresa en cuanto al ahorro que ha supuesto la reorganización del organigrama, al por qué de los traslados forzosos del personal antes del diagnóstico prometido o a las razones por las que sí se han cobrado las pagas de dirección por objetivos y a su desconocida cuantía, ha llevado a CCOO a calificar la situación de vergonzosa. El sindicato sigue sin haber recibido información para valorar la situación de la empresa, lo que no augura un buen diálogo social durante las negociaciones, y sí una mala fe para con los trabajadores y trabajadores de Tragsatec.

Esta desconfianza en la empresa se apoya, además, en el hecho de que Tragsatec se haya negado a pagar el incremento de las tablas salariales acordadas en el nuevo Convenio Colectivo de Empresas de Ingenierías y Oficinas de Estudios Técnicos, firmado el 14 de junio, y en el trasvase de rentas de trabajadoras y trabajadores hacia los puestos de dirección, al anular la paga extra pero seguir abonando la paga de dirección por objetivos a los puestos directivos.

Escasez de medios en la campaña de incendios
La reducción del presupuesto de la empresa y el despido de parte de su personal puede tener una incidencia muy importante en el desarrollo de la campaña de prevención de incendios durante este verano. En este contexto, pese a que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha encomendado a Tragsa la selección de 103 técnicos de base y gestión del dispositivo contra incendios forestales durante la campaña 2013, el Grupo Tragsa indica desde su página web que el período de inscripción no está abierto aún para este año.

Las labores de extinción vinculadas al Grupo Tragsa durante el verano pasado no estuvieron exentas de polémica, al no existir aún información clara sobre los motivos por los que en las labores de extinción del incendio de La Torre de les Maçanes (Alicante), el verano pasado, fallecieron dos brigadistas y otros resultaron heridos, un incendio en el que fue despedido un brigada forestal por parte de Tragsa. Dicho despido, según la sección de CGT, está fundado en “hechos negados por la totalidad de los compañeros”. El trabajador despedido reclama que la Administración pretende “tapar los acontecimientos” y que este caso “quede por esclarecer para que la empresa Tragsa mantenga el convenio con la Consejería”.

CGT lleva avisando desde hace un año que la falta de mantenimiento, la escasez de medios y el desmesurado recorte en los refuerzos de las brigadas de extinción de incendios forestales conllevan una alta probabilidad de catástrofes medioambientales durante el verano. También han resaltado que la falta de personal supone un aumento en la probabilidad de producirse accidentes y un alto riesgo para la integridad física de los efectivos.

info relacionada
Despido colectivo en el grupo Tragsa
Tragsa, acusada otra vez de cesión ilegal de trabajadores

Artículo original

  1. Sin comentarios aún.
  1. Sin trackbacks aún.